La inherente producción de residuos relacionada a la actividad humana

El desarrollo humano se ha sobrepuesto a las condiciones medioambientales de su entorno, modificándolo y aprovechándolo a su favor, con las ventajas y desventajas que esto representa. Con el paso del tiempo se ha acrecentado una ruptura con los procesos biológicos de procesamiento de desechos, donde la materia orgánica es descompuesta por microorganismos que dejan nuevamente disponibles a los componentes necesarios los productores primarios.

Los efectos de la industrialización humana dejaron registro histórico por primera vez durante la Revolución Industrial, donde los gases efecto invernadero han estado en aumento exponencial, hasta el día de hoy. Durante esta época aparecieron las premisas de una economía acelerada e industrializada para los venideros años: un consumo desmedido, con su correspondiente producción de desechos. Estos residuos son inherentes a las actividades humanas, y van desde la producción de bienes hasta el ofrecimiento de servicios.

Las ciudades activas son un resultado propio de la llegada de industrialización, y se observó lo ineficiente de las aglomeraciones (Rodríguez, 2007)  y los escasos sistemas de gestión necesarios para el tratamiento de residuos. Dentro de estas núcleos urbanos los índices de producción de residuos son elevados (Kaza, et al, 2018), como resultado de los hábitos de comida empacada, envases, envolturas y un estilo de vida atado a las conveniencias de lo desechable e inmediato.  A estos residuos provenientes de núcleos urbanos se les conoce como Residuos Sólidos Urbanos, y son los que se generan en casas habitación, establecimientos y vía pública (Semarnat, 2015). Estos residuos acumularon un total de 2.01 billones de toneladas para el 2016, y se espera que para el 2050 este número pase a 3.4 billones de toneladas (Kaza, et al, 2018).  Para México, los RSU en el 2015 llegaron a un total de 53.1 millones de toneladas, con un aumento del 61.2% en relación al 2003. El aumento está relacionado con el aumento del Producto Interno Bruto y con la capacidad adquisitiva, creciendo ambos a la par (Semarnat, 2015), por lo que se afirma la premisa de que a más desarrollo, más desechos.  Sin embargo, estos datos reflejan más los malos hábitos de consumo de la ciudadanía, dado que sí existen posibilidades de reducir significativamente los RSU, como evitando bolsas, desechables y productos muy industrializados con empaques. Existen movimientos dirigidos hacia la disminución de residuos, y hay numerosos casos de personas cuyos desechos anuales caben en un frasco. Mediante el diseño de políticas públicas, educación ambiental y participación ciudadana es posible reducir la acumulación de RSU.

Ahora bien, dentro de los RSU se encuentran también los residuos orgánicos, y se ha observado que dentro de bajos y medianos ingresos, el 50% está compuesto por desechos de comida y otro tipo de materia orgánica, mientras que en países de altos ingresos este se reduce a un 30%, por la gran cantidad de empaques. (Kaza, et al, 2018). En México, los residuos están pasando a ser predominantemente inorgánicos, donde en los años cincuenta el porcentaje de orgánicos era de 70%, y para el 2012 fue de 52% (SEMARNAT,2015). Esta migración hacia los productos empacados habla nuevamente de los vicios de la modernidad y aparente comodidad de los plásticos, que son bastante prescindibles.

El siguiente tipo de residuo, son los Peligrosos. Para el año 2012, se estimaba que 125 millones de personas estaban expuestas a residuos peligrosos, principalmente en países de ingresos bajos a medios (Semarnat, 2015). Esto refleja la falta de políticas públicas para el tratamiento de residuos, que tienen efectos no solamente en el ambiente sino también en la salud humana.  En México existen datos concretos en torno al tema, gracias a que existe el Padrón de Generadores de Residuos Peligrosos. Los principales generadores de estos residuos son el sector minero y manufacturero. El sector minero ha producido 22% más residuos entre 1993 y 2009, mientras que el manufacturero aumentó en un 42.9%. Entre el 2004 hasta el 2010, el volumen de RP sumó las 1723000 toneladas (Semarnat, 2011). Estos desechos expresan la gran demanda que proviene de las actividades humanas, y es importante reiterar que es imperativo cambiar los hábitos de consumo y económicos que rigen actualmente a nivel mundial.

En cuanto a los residuos de manejo especial, que son materiales que surgen de procesos productivos o de servicios y  que no clasifican como peligrosos ni urbanos, los datos se encuentran dispersos, y únicamente dos estados cuentan con un inventario de tales residuos. A esto se suma la falta de planes de manejo estatales, además de falta de claridad para determinar si los residuos clasifican como de manejo especial,  lo que dificulta que se tengan datos completos sobre la generación total. Se encuentran numerosas clasificaciones, siendo la primera los residuos de servicio de salud, con 786 toneladas anuales de textiles para el 2019, y 94 toneladas de papel y cartón. La categoría de residuos de actividades pesqueras, agrícolas, silvícolas, forestales, avícolas, ganaderas, incluyendo sus insumos, reportó como máximo productor de biomasa a los bosques nativos y de eucaliptos con 95 toneladas para el 2012. En cuanto a los cultivos, los temporales generan 90% de la biomasa residual agrícola. Para la ganadería, la biomasa residual alcanzó los 7.578 millones de toneladas de estiércol (Semarnat, 2020).Esto tiene gran impacto no solamente a nivel de acumulación física de residuos, sino que liberan metano que aporta al efecto invernadero.

La siguiente categoría de RME es la de residuos de transporte, en la que destacan los residuos provenientes de aeropuertos, con 212 toneladas de residuos del 2018 en comparación con los 150 toneladas del 2012. Los Residuos de tiendas departamentales o centros comerciales generados en gran volumen componen sus desechos especiales en un gran abanico de materiales, desde PET hasta sebo, huesos y despojos. El manejo de estos, en ejemplo de la cadena de supermercados Walmart, se envía a rellenos sanitarios con 107562232 kilos para el 2018, 29360121 kilos de alimentos donados, 295503616 kilos de reciclados como papel, plástico rígido y PET, 6146551 kilos de reutilizados como aceite, y 414592441 kilos compostados (Semarnat,2020). Esto habla del impacto de la industria privada, y la responsabilidad ante el manejo de residuos. El plan de manejo que tiene la empresa reubica de excelente modo sus desechos, donde la mayoría tienen un fin antes que los rellenos sanitarios. Los Residuos de la construcción y la demolición llegaron a las 10.15 millones de toneladas para el 2018, con el sector de transporte y urbanización como los mayores aportadores. Los Residuos tecnológicos han demostrado estar faltos de datos, debido a que las compañías no suelen compartir sus cifras, lo que ralentiza las estrategias a nivel nacional para esta categoría de RSE. Se estima que para el 2015 se juntaron 1103570 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (Semarnat,2020), que tiene tendencia a aumentar por la transición tecnológica. En cuanto al contexto internacional, esta categoría de RME es particular a la legislación mexicana, por lo que no existe un consenso mundial respecto a esta categorización.

Así bien, se puede concluir que los desechos tienen una estrecha relación con la actividad humana y los hábitos de consumo de la sociedad. Mundialmente, se generan 0.74 kilos de residuos diariamente per capita (Kaza, et al., 2018), y este número continuará creciendo a la par de la demanda de la creciente sobrepoblación.  Para el 2019, la población fue de 7,674 mil millones de personas (Banco Mundial, 2019), y se espera que siga aumentando. Por tanto, la respuesta a la problemática debe partir a la estandarización de un nuevo modelo económico contario al business-as-usual, como por ejemplo la economía circular. Los hábitos de consumo no están dirigidos hacia una economía verde donde los desechos se reducen al mínimo, y donde se busca que los generados entren a la cadena de valor mediante el reciclaje. Esto se debe también a la falta de información y priorización del medio ambiente. Los países que sí reciclan sus desechos suelen ser de ingresos medios a altos, lo que refleja también la labor gubernamental en cuanto a educación ambiental y políticas públicas. Queda entonces resaltar la importancia de la participación ciudadana y gubernamental para accionar sobre el creciente problema de los residuos sólidos.

Referencias:

Rodríguez, J. (2007)    Ciudad educadora. Una perspectiva política desde la complejidad. Urbano, ISSN 0717-3997, ISSN-e 0718-3607, Vol. 10, Nº. 16, 2007, págs. 29-49

Banco Mundial (2019) Población, total (en línea) Recuperado el 14 de enero de 2021, de  https://datos.bancomundial.org/indicador/SP.POP.TOTL

Semarnat (2015) Informe de la Situación del Medio Ambiente en México (en línea) Recuperado el 14 de enero de 2021, de https://apps1.semarnat.gob.mx:8443/dgeia/informe15/tema/pdf/Cap7_Residuos.pdf

Kaza, S.; Yao, L..; Bhada-Tata, P.; Van Woerden, F. (2018)What a Waste 2.0 : A Global Snapshot of Solid Waste Management to 2050. Urban Development;. Washington, DC: World Bank. © World Bank. https://openknowledge.worldbank.org/handle/10986/30317

Semarnat (2011) Bitácora residuos peligrosos (en línea) Recuperado el 15 de enero de 2021, en https://biblioteca.semarnat.gob.mx/janium/recursos/222481/indicadores_2010/pdf/5_Residuos_peligrosos.pdf

Semarnat (2020) Diagnóstico básico para la gestión integral de los residuos (en línea) Recuperado el 15 de enero de 2021, de https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/555093/DiagnosticoBasicoGestionIntegralResiduosF.pdf.pdf

Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close