La importancia de los acuerdos internacionalespara la protección ambiental

Los acuerdos internacionales son una excelente herramienta para lograr la comunión y participación de múltiples naciones en temas de relevancia mundial. El medio ambiente compete al desarrollo y bienestar de la humanidad, y las decisiones que se tomen en un país tendrán repercusiones en otros. Siendo la protección de biodiversidad y ecosistemas un complejo y entramado tema que involucra a la riqueza del planeta, estos acuerdos de múltiples partes toman especial importancia. Estos permiten que exista una correcta organización de intereses, para confluir hacia metas comunes.

México ha sido parte de varios convenios y acuerdos a favor de los bosques y la biodiversidad, tanto con una o dos partes como con las Naciones Unidas. Estos últimos son sustanciales en cuanto a la formalidad de la unión, y cantidad de naciones agregadas. Los acuerdos que se desprenden de la ONU tienden a surgir a partir de foros y congresos mundiales con temas de esta misma relevancia, por lo que permiten la continuidad de los temas tratados en las cumbres, como se verá a continuación.

Dentro de los acuerdos generados dentro de las Naciones Unidas, destaca el Protocolo de Kyoto en cuando a la categoría forestal. Este fue firmado en el año 1997, y hasta el 2005 fue cuando entró en vigor. Surgió como respuesta a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, donde se buscaba plantear estrategias para reducir a los niveles de gases efecto invernadero a nivel mundial por lo menos en un 5%  [1].

Este protocolo está dirigido principalmente a la reducción de GEI, pero inseparablemente dentro de esta meta se encuentra el uso de bosques. Estos funcionan como sumideros de carbono, y para su introducción al protocolo se creó la categoría de Mecanismos de Flexibilización, dispuesto en el artículo 2 del Protocolo [3]. Estos sumideros deben ser ordenados mediante un correcto conocimiento forestal, dado que no es la misma absorción de CO2 de los árboles jóvenes que de los adultos. Incluso es posible tener más eficiencia en una zona forestal ordenada que en una natural [4]. Los bosques, desde los árboles, suelos hasta productos, retienen el dióxido de carbono de la atmósfera, hasta 1/10 de las emisiones mundiales previstas para la mitad de este siglo [3].  Esta reforestación significa un gran avance, dado que la eliminación de los bosques significa un aumento del 18% de los GEI [4]. Este cálculo no resulta de acciones en una única nación, sino global. Esta es la importancia de que el protocolo esté compuesto por varias partes firmantes.

El éxito de este protocolo respecto a la exacerbación de bosques recae en las medidas propositivas para logar la disminución de GEI mediante la correcta aplicación de recursos naturales. No se trata únicamente de exigir una disminución del 5% de GEI, sino que las acciones concretas forman parte del protocolo. La aproximación de los sumideros es especialmente interesante en este caso, ya que se parte de un conocimiento de silvicultura que puede ser aprovechado por el hombre, en una situación donde hay desarrollo y conservación.

Un aspecto importante a recalcar en el panorama internacional es que los porcentajes de GEI a disminuir están basados en el nivel de desarrollo de cada nación.  Las que cuentan con un grado de desarrollo más alto tendrán un porcentaje mayor a cubrir, a diferencia de los que tienen menos desarrollo. Esta es una medida justa, que parte de que el desarrollo, principalmente industrial, está ligado a la cantidad de GEI emitidos.

El Protocolo de Kyoto es una excelente ayuda para lograr  que se cumplan las metas del acuerdo, dado que las partes firmantes del protocolo pueden encontrar difícil la reducción de emisiones, más cuando no existen legislaciones nacionales que promuevan las energías limpias. Por esta vía es posible que se compensen los gases emitidos.

Otro tratado que parte de las Naciones Unidas es la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) , con especial importancia a la conservación de biodiversidad de especies amenazadas.

Este tratado tiene la finalidad de regular el comercio de especies para que este no comprometa su supervivencia de organismos que presenten algún grado de preocupación. Esta regulación del comercio incluye también la venta de especies en peligro, pero mediante un esquema de conservación para limitar el comercio ilegal [5]. El comercio de especies es inherente al desarrollo humano, siendo este uno de los causantes de que llegaran al peligro de extinción en primera instancia, pero  este acuerdo es importante para asegurar que de existir su comercio, sea de manera legal y sostenible.

La estrategia de comercio para conservación puede considerarse como con el esturión. Este comenzó a estar en peligro de extinción por el exagerado comercio de caviar. Se elaboró una estrategia en el que se regularía el comercio del mismo, para eliminar el comercio ilegal proveniente de la sobreexplotación, y comercializar caviar certificado. Este protocolo dio el resultado de una disminución en caviar fraudulento, pero los esturiones aún están en peligro por la degradación del ambiente [6]. Como este ejemplo existen otros numerosos que por medio de la comercialización buscan la protección de diversidad, pero hay críticas hacia esta permisibilidad de caza y consumo en ciertas especies en peligro.

En México, la CONABIO es la entidad que figura como autoridad científica para este acuerdo, y está encargada de presentar evidencia científica y comercial para el aprovechamiento, la Semarnat es administrativa y Profepa la autoridad legal [7]. Esta organización ha permitido traducir el acuerdo a las instancias nacionales con la posibilidad de que pueda cumplirse de mejor manera el acuerdo.

Al igual que con el caso anterior, la importancia de hacer internacional este acuerdo radica en que las especies no están delimitadas fronterizamente, y de esta manera los esfuerzos entre naciones pueden asegurar el cumplimiento de las metas.  La regulación del comercio ilegal debe ser inclusivo a nivel global, porque si una nación no cuenta con regulaciones, si se trata de una especie migratoria, las políticas del país contiguo serían en vano.

Actualmente en el acuerdo se encuentran 183 partes [5], de las 204 naciones que existen hoy en día. Este número es bastante alto, por lo que se asegura que esta inclusión transnacional sea efectiva.

Podemos concluir que los acuerdos internacionales tienen la ventaja de que al unirse varias partes firmantes se asegura un éxito mayor en esfuerzos individuales de cada nación. No hay que olvidar que en todos los acuerdos internacionales se aclara que los estados que eligen unirse voluntariamente a los acuerdos son jurídicamente vinculantes. A pesar de esto las legislaciones de cada nación no pueden ser sustituidas por estas, pero sí deben incluir apartados para que se cumplan los acuerdos.  Este factor puede frenar un poco la efectividad de los tratados, pero de nuevo: las legislaciones de cada nación deben ser cumplidas.

En ambos acuerdos, son pocas las naciones no firmantes, y el compromiso de todas las partes que sí están dentro de ellos lograrán crear un mejor panorama para la biodiversidad y bosques del planeta.


Referencias

[1]Semarnat (2016) Protocolo de Kyoto sobre Cambio Climático (en línea) Recuperado el 5 de junio de 2020, de https://www.gob.mx/semarnat/articulos/protocolo-de-kioto-sobre-cambio-climatico?idiom=es

[2]Navarro, J. (2008) El protocolo de Kyoto (en línea) Recuperado el 5 de junio de 2020, de http://www.cambioclimatico.org/content/resumen-del-protocolo-de-kyoto

[3] del Álamo, J. (2007) Bosques y cambio climático: la función de los bosques como sumideros de carbono y su contribución al cumplimiento del protocolo de Kioto por parte de España (en línea) Recuperado el 5 de junio de 2020, de https://ceh.cedex.es/Ecosistemas/Observaci%C3%B3nTierra/Presentaci%C3%B3n_foro%20de%20bosques.pdf

[4] Schoene, D. y Netto, M. (s.f.) ¿Qué significa el Protocolo de Kyoto para los bosques y la silvicultura? (en línea) Recuperado el 6 de junio de 2020, de http://www.fao.org/3/y1237s/y1237s01.htm

[5] CITES (s.f.) ¿Qué es la CITES? (en línea) Recuperado el 6 de junio de 2020, de https://cites.org/esp/disc/what.php

[6] Doukakis, P., Pikitch, E., Rothschild, A. Desalle, R., Amato, G., y Oerstis, S., (2012) Testing the Effectiveness of an International Conservation Agreement: Marketplace Forensics and CITES Caviar Trade Regulation (en línea) Recuperado el 6 de junio de 2020, de https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0040907

[7] CONABIO (2020) CITES (en línea) Recuperado el 6 de junio de 2020, de https://www.biodiversidad.gob.mx/planeta/cites/

Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close