La importancia de los zoológicos para la conservación de especies en peligro

Los movimientos a favor del planeta y de los derechos animales han tomado fuerza, y las opiniones respecto a temas comunes están bastante homogéneas dentro de la población. Pero el sentido común de estas no siempre es lo más correcto. Según el hilo de pensamiento común, los animales no deben vivir encerrados porque pertenecen a su hábitat natural. Sin embargo, las condiciones actuales no son idóneas para que todas las especies del mundo puedan disfrutar sin peligro, y claro que esto también nos incluye.

El cambio climático, el cambio de uso de suelo,la caza, el crecimiento desmedido del consumo y de la población… Todo esto tan conocido está fragmentando los hábitats de especies al rededor del mundo, y esto ha originado la sexta extinción. Estas eran antes ocasionadas por causas naturales, pero de esta sólo nosotros somos los responsables. Al día se extinguen 150 especies como consecuencia de nuestro acelerado desarrollo, y cientos de especies registradas por la lista roja de especies amenazadas, con posibilidad de desaparecer. ¿Hay algo que se pueda hacer?

Pongamos por ejemplo al lobo mexicano Canis lups bailey. En 1976 quedaban únicamente 5 ejemplares en el mundo, es decir que no existía ninguna esperanza. Los zoológicos fueron la oportunidad de salvar a la especie. Se llevaron a estos 5 ejemplares a diferentes zoos de México y de Estados Unidos para su reproducción, y gracias a esto para el 2015 ya habían nacido 150 ejemplares en los zoos mexicanos. Para esta semana de julio del 2019, nacieron 5 cachorros en el Zoológico de Chapultepec, y cada día hay más esperanza para salvar al lobo mexicano.

México ha tenido historia con la conservación de especies internacionales. Esta semana también nacieron las primeras hienas moteadas en el Zoológico de Chapultepec, una especie originaria del Sahara que ha estado en declive por caza y actividad antropogénica. Este es un éxito para todo el planeta. Incluso, el zoo de Chapultepec es el primer lugar fuera de China donde se logró la reproducción del panda, que está el peligro de extinción. La labor ha sido tan grande que incluso China mandó un reconocimiento a la CDMX por 42 años de conservación del panda.

Es importante que todos conozcan las labores que hacen los zoos, porque son de ser reconocidas. A pesar de la mala fama que tienen, los zoológicos han salvado a una cuarta parte de las especies en extinción causada por cambio de uso de suelo, caza y calentamiento global. El concepto de los zoológicos ha cambiado con el paso de los años, y ya no se trata de un lugar de simple exhibición, sino de una labor de rescate de especies en peligro. Además, se combina la labor de conservación con la educación, porque son espacios donde a todos nos nace cuidar el planeta con tanta riqueza biológica. Otro punto importante es que aquí trabajan veterinarios y biólogos que saben lo que están haciendo, que han estudiado y que tienen experiencia en temas de conservación. No se trata de empresarios perversos que quieren aprovecharse de vida indefensas. Es importante conocer el trasfondo de las decisiones para que no se tomen acciones que puedan parecer buenas pero que resulten aún peores.

La mayoría de los animalistas están en contra de los animales cautivos y se han tomado acciones por eso. Tenemos el ejemplo de los circos con animales, que se prohibieron en el 2015 en México como respuesta al 80% de la población que así lo pidió. La idea no sonaba tan mal, se mencionó que los reubicarían a diferentes reservas, pero el panorama actual distó de lo que se prometió en el momento, que era evidente porque la decisión no fue tomada por profesionistas del área. A días de tomada esta decisión, se supo que los animales se vendieron al mejor postor, se dejaron en libertad en ambientes claramente inseguros para ellos y muchos murieron de hambre. Hoy se estima que el 80% de los animales “rescatados” de los circos mexicanos fallecieron. Fue una buena decisión el prohibir los circos con fauna silvestre, pero hubo nula organización por haber sido tomada a la ligera. Podría pasar lo mismo con los zoológicos. Si se le preguntara a la población si quieren cerrarlos se diría que sí y ya sabemos lo que pasaría a continuación.

Los animales en cautiverio y los animales en libertad son completamente distintos aunque se trate de una misma especie. Imagina a un león que creció en la sabana. Su sistema inmune se ha adaptado a las necesidades del lugar y ha aprendido de su comunidad todo lo necesario para sobrevivir, lo que comprende desde cómo aprender a cazar hasta cómo defenderse de peligros. Ahora imagina a otro león que creció en un zoológico o circo. Ahí no tiene que arriesgar su vida por comida y ha estado aislado de un ambiente real. ¿Qué pasa si se libera en el primer escenario? Moriría en poco tiempo. Lo mismo pasa cuando quieres liberar a tus mascotas a la naturaleza, no tendrían expectativa de vida.

Existe el ambientalismo positivo y el ambientalismo con fanatismo, basado en emociones humanas y no en hechos científicos. Este último llega a ser incluso perjudicial y esta es la importancia de tener un acercamiento de la sociedad a temas de conservación ambiental. Procura mantenerte del lado bueno del ambientalismo y de mantenerte abierto de mente.

Después de todo lo que acabas de leer, ¿sigues en contra de los zoológicos?

Anuncios
Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close