Un futuro sin nuestros pequeños polinizadores

Con motivo de la celebración del Día Mundial de las abejas, hacemos una breve pausa a todo enfoque relacionado al deterioro ambiental y veremos desde otra perspectiva cómo es que el ser humano no es la única especie que corre peligro en cuanto a la mala calidad del aire y a las altas temperaturas.

Para poder introducirnos a esta realidad debemos saber, ¿qué es la polinización?.

La polinización es un proceso importante en el desarrollo de una planta o cultivo y en el segundo caso es un factor que condiciona tanto  la efectividad como el rendimiento del producto; consiste en el paso del polen de los órganos masculinos de una flor a los femeninos, lo cual permite el desarrollo de frutos y semillas. Esta acción es naturalmente realizada por los “polinizadores” murciélagos, moscas, mariposas, polillas, escarabajos, aves, colibríes, abejorros y abejas los cuales no solo ayudan a este proceso si no que también se alimenta del néctar producido por las plantas.

Las abejas son uno de los polinizadores más importantes ya que a lo largo de su historia se han registrado más de 20 mil especies, de las cuales sólo 7 se dedican a la producción de miel. Además es uno de los más amenazados, en los últimos 27 años se ha reducido la población de estos insectos en un 76%;  se han declarado extintas 7 especies en Europa, Norteamérica y China. Estas pérdidas han sido ocasionadas por los factores del cambio climático, la presencia de parásitos en las colmenas, la actividad humana como la forma de uso de suelo, la utilización de productos químicos en la industria agrícola y la introducción de especies exóticas invasoras.

Si bien, es cierto que no le hemos prestado la atención necesaria a esta problemática, por tal motivo la ONU fijó esta fecha desde el 2017 para preservar los hábitats de los polinizadores, recordar la importancia de este insecto y hacer conciencia de las consecuencias de no cuidar de ellas ya que habría problemas no solo en la naturaleza por irrumpir con un ciclo como el de la polinización, sino que también en la agricultura ya que depende en un 75% de su labor y esto podría verse reflejado negativamente nuestra economía.

Para participar más en esta celebración y empatizar con la situación crítica que viven las abejas la FAO da a conocer 6 razones para estar agradecidos con ellas y 6 consejos para mostrar esta gratitud.

1. Mejoran nuestras dietas al proporcionar alimentos ricos en micronutrientes.

Consejo: ¡Devuelve el favor! Da a las abejas alimentos que les gusten cultivando plantas autóctonas en tu jardín.

2. ¡Nos dan miel! ¿Sabías que de las más de 20 000 especies de abejas solamente 7 producen miel? ¡Las abejas melíferas occidentales producen 1,6 millones de toneladas de miel cada año!

Consejo: Compra miel pura a los agricultores locales. Muchos pequeños agricultores locales y comunidades forestales continúan empleando prácticas apícolas sostenibles.

3. Destacan por su ética profesional. Una sola abeja melífera suele visitar unas 7 000 flores al día, y se necesitan cuatro millones de visitas para producir un kilo de miel.

Consejo: Recompensa a estas atareadas criaturas proporcionándoles agua. Dejar un cuenco poco profundo con agua limpia y piedras o palos para que las abejas no se ahoguen es una buena manera de facilitarles un lugar de descanso y refrigerio.

4. Mejoran el sabor de nuestros alimentos. Las plantas polinizadas adecuadamente producen frutas y hortalizas más grandes, uniformes y sabrosas.

Consejo: Evita los plaguicidas, fungicidas o herbicidas en tu huerto. Pueden acabar con los polinizadores y envenenar las colmenas con néctar contaminado o polen traído por las abejas de plantas contaminadas.

5- Aumentan la producción de alimentos y la seguridad alimentaria. Un estudio realizado en varias explotaciones agrícolas pequeñas encontró que cuando la polinización se gestionó adecuadamente, el rendimiento agrícola aumentó de media un 24%.

Consejo para los agricultores: Creen un hábitat adecuado para las abejas para garantizar la polinización. Deje algunas zonas de la explotación agrícola como un hábitat natural.

6- Mantienen la biodiversidad. La polinización es uno de los procesos más importantes de la naturaleza que contribuyen a la biodiversidad. Ayuda a producir una gran variedad de plantas, muchas de las cuales también son cultivos alimentarios.

Consejo: Amplía tus conocimientos sobre las abejas y supera tu miedo. Si estudias a estas criaturas, comprobarás que no suelen ser peligrosas. No todas las abejas pican y las que sí lo hacen, tienen una razón para hacerlo.

Anuncios

1 comentario en “Un futuro sin nuestros pequeños polinizadores

  1. Victor Julio serna angon 21 mayo, 2019 — 10:06 pm

    Muy buena publicación, es muy importante saber más acerca de estos pequeños insectos y su contribución al medio ambiente, ya que son de vital importancia, muchas felicidades hija te Amo y estoy muy orgulloso de ti.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close