Lecciones que todos podemos (y debemos) aprender de la contingencia

La CDMX ha estados dos días en una situación delicada de contingencia debido a la mala calidad del aire.

Créanme, a mí también me duele. Jamás debió dejar de ser D.F.

No es cierto sí es cierto, pero duele más la contingencia.

El espacio geográfico antes conocido como Distrito Federal sigue en estado de contingencia, y al parecer la situación se extenderá un día o un par más. La calidad del aire es lamentable, el cielo ni siquiera se alcanza a distinguir, y las razones se pueden resumir a las constantes emisiones de industrias y habitantes en general, así como a los varios incendios que han tomado por sorpresa a varias regiones en los últimos días.

Respecto al tema de los incendios, sería desgastante debatir si fueron accidentales o no; pero hay algo con lo que sí encontraremos respuestas inmediatas y es con nuestra parte de responsabilidad.

Si bien es cierto que no es un problema que se arregle en un par de días, es algo que requiere de la ayuda de T O D O S.

Así que, ¿qué lecciones podemos aprender de esta contingencia que son aplicables no solo para los habitantes de la capital, sino para todo el país?

i) NECESITAMOS MÁS PLANTAS
Y no me refiero solo a áreas públicas, reforestar parques u otras ideas enormes en las que sentimos no tener poder. Me refiero a tu casa: la cantidad de emisiones en la ciudad hacen necesario un equivalente a 10m^2 de superficie arbolada por habitante… Y claramente no cubrimos esa superficie.
Incluso, existen plantas recomendadas por la NASA para interiores, y son de ornato.

Otra alternativa podrían ser los huertos urbanos, que aparte de realizar la fotosíntesis, provén un beneficio extra: los cultivos, que pueden incluso terminar en tu plato.

Resultado de imagen para nasa plants
Plantas recomendadas para interiores por la NASA. (Fuente: Yumiverse)

ii) ES IMPERATIVO ANALIZAR NUESTROS HÁBITOS DE CONSUMO
Podrá sonar choteado a estas alturas, pero, ¿por qué consumimos tanto? ¿por qué somos tan dependientes de los utensilios de un solo uso? La industria es responsable por muchas de las emisiones que nos llevaron a esto: desde la fabricación hasta la distribución. Y no solo los desechables, sino la comida, la vestimenta y demás.

Resultado de imagen para fast fashion

Nos tenemos que educar para cuestionarnos qué tan necesario y duradero es lo que planeamos comprar, así como analizar de qué material están fabricados, el origen e, incluso, decidir de acuerdo al precio para hacer decisiones más razonadas y éticas.

iii) INVOLUCRARSE EN LA TOMA DE DECISIONES
Desde la escasez de gasolina hace unos meses, se planteó la necesidad de considerar alternativas como el Home Office más frecuente y los transportes escolares y ejecutivos obligatorios, pero, ¿al final dónde quedó? El debate se descartó en el momento que hubo gasolina (por mencionar algún ejemplo). Quizás suene a un aspecto sobre el que no tenemos poder, pero es necesario organizar grupos de petición y organización si queremos concretar estos cambios. ¿Cuántas veces no has pensado en hacer un jardín colaborativo en la azotea de tu edificio? ¿U orientar a tus vecinos en la correcta separación de sus desechos? ES NECESARIO NEGOCIAR, PLANEAR, DIVULGAR Y ACTUAR EN CONJUNTO PARA LOS CAMBIOS REALES.

iv) CONSUMIR LOCAL
Regresando al punto del consumo responsable y la contaminación de la industria, el transporte de mercancías importadas o con punto de fabricación lejano implica un traslado y el uso de los odiados combustibles fósiles. Además, al consumir este tipo de productos alimentamos a un sistema de distribución desigual de las riquezas, al alimentar a grandes corporaciones.

Existen mil maneras de consumir local: desde ir al mercado o tianguis en lugar de ir al supermercado, hasta ir a bazares como Libre Liebre, Búnker, Mexicanitas, Fusión, Tributo, entre otros. En este tipo de bazares encuentras propuestas de vestimenta, alimentos, accesorios, entre otros.

v) INFORMARSE INFORMARSE INFORMARSE
Las buenas intenciones son el motor para acciones trascendentales; sin embargo, no son suficientes. Existen esfuerzos muy nobles para reforestar carreteras que consisten en dispersar semillas de frutos aleatoriamente, pero esta no es una buena idea para preservar la flora y fauna nativos, ya que la introducción una especie invasora podría alterar completamente el equilibrio de un ecosistema.

Para poder emitir opiniones relevantes e impactantes, es necesario informarse y tener argumentos respaldados por la ciencia y no solo observaciones empíricas o información divulgada por internet.

Los cambios que necesitamos hacer para llevar al planeta por un camino más sano aún se pueden realizar, pero es un trabajo colaborativo y que necesita comenzar ya. La contingencia no es un punto ideal en el cual estar, pero es un punto de partida que nos hace pensar más allá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close