El efecto catastrófico de protectores solares en ecosistemas

El bloqueador solar comenzó a popularizarse hace unos años, junto con la moda del bronceado y la consecuente necesidad de proteger la piel. Sumado a esto, los rayos UV, causantes del cáncer de piel, han aumentado debido a la falta de protección atmosférica, desencadenada por los conocidos desastres ambientales y atmosféricos que aumentan día a día.

Sin embargo, este uso de bloqueadores y bronceadores tiene un efecto catastrófico en los ecosistemas acuáticos. El uso de estos productos, además de otros de cuidado personal, ha llegado a cantidades detectables tanto en lugares de agua dulce como salada, incluyendo eco parques mexicanos. Los filtros UV son lipofílicos, lo que quiere decir que se pueden acumular no sólo en el agua sino también en animales. Se ha estimado que anualmente se producen 10.000 toneladas de filtros UV a nivel global, y la mayoría van a parar a cuerpos de agua.

Los corales son los organismos más delicados que se encuentran en los océanos. Su vida depende de muchos factores, como el pH, temperatura, profundidad, entre muchos otros, donde al haber un desbalance en estos parámetros, las comunidades corren peligro. Además, aquí se albergan cientos de especies que sufren el riesgo de desaparecer junto con ellos. El fenómeno que suele evidenciar la enfermedad de estos es el blanqueamiento. El color de los  corales pétreos es dado gracias a su relación simbiótica con algas que ayudan a metabolizar su alimento. Cuando existe algo que perturbe la relación, las algas mueren y por consecuencia también los corales. En un estudio realizado por el Environmental health perspectives, se demostró que el uso de bloqueadores y bronceadores daña directamente a las algas simbióticas, matando también a los corales. Además, se encontró que las enfermedades virales han aumentado en presencia de filtros UV, dañando a los corales no sólo por blanqueamiento sino por esta otra razón.


Fig 1. Se observan los resultados de la investigación, donde se muestra al coral Acropora divaricata a 24 hrs. de incubación, siendo A el control sin filtro UV aplicado, B incubado a 28°C  y C a 30°C, estos últimos con 100 microlitros de filtro solar .

Otro fenómeno que ocurre cuando se desechan sustancias en cuerpos de agua, es la eutrofización. Lo que ocurre aquí es que los productos funcionan como fertilizante para el fitoplancton, la vida pequeñísima que se encuentra flotando en la superficie. La idea puede parecer como algo bueno, pero al haber tanto plancton la luz no podrá bajar a las áreas por debajo de esta, alterando por completo el balance que debe existir. Este fenómeno es el mismo que ocurre con los desechos de jabón y detergente. En la laguna de los siete colores en Bacalar, está prohibido todo tipo de bloqueadores, aunque sean biodegradables, porque favorecen a la eutrofización, y los colores de la laguna son muy sensibles al menor cambio.

Los filtros solares no afectan solamente a los ecosistemas, también repercute en tu salud. La oxibenzona llega hasta el torrente sanguíneo, y causa numerosos transtornos hormonales. El palmitato de retinol o vitamina A, causa cáncer de piel al entrar en contacto con el sol.


“El retinol palmitato fue seleccionado por el Centro de Seguridad Alimenticia y Nutrición Aplicada (de la FDA) por su foto toxicidad y foto carcinogenicidad en sus pruebas basadas en el uso generalizado de este compuesto en los productos cosméticos a la venta al por menor para ser utilizado en la piel expuesta al sol,”

FDA para reporte de National Toxicology Program

Esto quiere decir que los bronceadores y bloqueadores ¡causan cáncer de piel! Justamente se usan para prevenirlo, ¿pero te has preguntado por qué ha aumentado tanto la cantidad de personas que sufren de cáncer de piel? Si los bloqueadores fueran la respuesta, debería de haber disminuido la cantidad de personas drásticamente, pero ha sido al contrario. Es cierto que los rayos solares ahora son más fuertes, pero debería haber menos cáncer de piel , en comparación a épocas previas donde no existía el filtro solar. A pesar de los resultados confirmados sobre el peligro del palmitato de retinol, se decidió no decir nada al respecto para no alarmar a la población.

Platicando hace mucho con una maestra investigadora de algas, nos comentaba que ella no usaba filtro solar y su piel estaba excelente, a pesar de que su trabajo consistía en estar bajo el sol mucho tiempo. Decía que el filtro solar era un invento de la sociedad, parte en broma, parte en serio. Ahora que ya hay más información, hay respuestas y evidencia que apoyan a lo que esta maestra nos comentaba.

Por fortuna, existen alternativas sin químicos para cuidar nuestra piel del sol. La primera es la ropa con protección solar. Se pueden encontrar playeras y pantalones de manga larga con factor de protección solar hasta de 50, sin necesidad de derramar químicos al agua. Si lo que necesitas es algo tópico, el aceite de coco es una excelente opción. México siempre va un paso adelante, y en Acapulco puedes tener a alguien que te cubra de aceite de coco para broncearte (¡cuánto folklor tenemos en nuestro país!). Este aceite no sólo es deliciosos para el olfato y súper tropical. Cuenta con FPS 4, es bajo pero sí protege, al igual que el Aloe vera. Es necesario reaplicar este último de vez en cuando al exponerse al sol. Otros aceites son protección solar son el de oliva con FPS 7, el de ricino con FPS 5, y la zanahoria llega a tener hasta SPF 40. Claro que la protección no va a ser tan alta como los químicos que llegan al 50, pero más vale arriesgar tu salud exponiéndote a tóxicos. Además, una protección total de los rayos del sol es una pérdida, dado que nosotros obtenemos la vitamina D a partir del sol. Esta vitamina es necesaria para los huesos y también mantiene a tus dientes sanos. Otra opción es optar por bloqueadores biodegradables, que prometen no hacer daño dentro de los cuerpos de agua donde se diluya. De cualquier manera, es recomendable no exponerse a medio día, dado que el sol está a todo lo que da, y también hacerlo por periodos cortos .

Referencias

Ávalos Mezones, J. C., Ibarra García, L. M., Macalupú, R., Enrique, L., Ríos Talledo, V. A., & Rodríguez León, R. (2019). Diseño del proceso de producción de protectores solares a partir de materiales orgánicos y biodegradables.

Danovaro, R., Bongiorni, L., Corinaldesi, C., Giovannelli, D., Damiani, E., Astolfi, P. & Pusceddu, A. (2008). Sunscreens cause coral bleaching by promoting viral infections. Environmental health perspectives, 116(4), 441-447.

Mercola (2011) Estudio muestra que muchos protectores solares aceleran y no previenen el cáncer (en línea) Recuperado el 22 de abril de 2019, de
https://espanol.mercola.com/boletin-de-salud/nuevo-estudio-muestra-que-muchos-protectores-solares-aceleran-no-previenen-el-cancer.aspx

Anuncios
Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close