Una semana sin gasolina

Llegar a pensar que nuestros recursos se estaban agotando y empezar a racionar lo más vital para nuestra supervivencia sonaba apocalíptico y lejano. México no ha llegado al punto de quiebre en el que sus recursos escaseen, y muchos nos sentimos a salvo viviendo en un país tan diverso en cuanto a naturaleza como lo es el nuestro, donde no faltan servicios ambientales como sí lo hacen en otras regiones geográficas. Sin embargo, comenzado el 2019, los mexicanos pasamos una semana sin el abasto normal de gasolina. Si bien esto comenzó por la búsqueda de detener la venta ilegal de combustible, nos centraremos en las consecuencias ambientales que esto tuvo.

La Ciudad de México es la sexta ciudad más grande del mundo, lo que significa que su crecimiento y su movimiento es extraordinario. A pesar de que es una gran ciudad, todavía se puede disfrutar de ciertos paisajes naturales, como lo son los volcanes enamorados de la famosa leyenda. A pesar de que somos un país con mucha riqueza natural, nuestros hábitos acelerados y de quema de combustibles fósiles han comenzado a limitar la calidad atmosférica de la ciudad. Este 2019 estrenamos año con contingencia ambiental por pirotecnia. Ya era un augurio de lo que nos espera en el futuro si seguimos con prácticas económicas lineares, en lugar de circulares.

Sin embargo, gracias a la búsqueda de huachicoleros, todos estuvieron forzados a cambiar sus hábitos y buscar alternativas al uso de la gasolina. Se usó más el transporte público, bicicletas, se caminó más. Si bien no fue grato, se demostró que es posible reducir de gran manera la cantidad de gasolina que utilizamos. El principal beneficio que se pudo comprobar de esta medida considerada extrema por algunos fue poder ver el cielo y las montañas que resguardan al Valle de México. Lo que podemos concluir de esta experiencia es que necesitamos recortar nuestro uso de combustible para recuperar el estado óptimo de nuestra atmósfera. Esta es indicador no solamente ambiental, sino también de la salud de todos los habitantes. La contaminación atmosférica es causante de muertes prematuras, y entre más crezca una ciudad basada en combustibles fósiles, más aumentará el número de enfermos.

Esta semana sirvió de reflexión y de prueba para todos. Hemos vivido en una sociedad tan dependiente de los combustibles fósiles que por su ausencia se experimentó una crisis en todo el país. Es de preocuparte qué tan arraigados estamos a algo que no era básico para nuestra supervivencia hace algunos siglos. No es posible culpar solamente al sistema capitalista, somos parte de él y hemos sido partícipes del uso exagerado del petróleo. Gran parte de lo que disfrutamos y tenemos es gracias al combustible, pero tenemos la libertad de recortar nuestro uso a una cantidad razonable tanto para nosotros como para el medio ambiente.

Anuncios
Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close